Reseña de About a Teacher – Carrera Docente (Sanfic 13)

 

Massimo Recalcati, en La hora de la clase (2016), constata en la escuela contemporánea una crisis estructural que tiene origen, entre otras cosas, en la precarización del rol docente, en el imperativo de la productividad en las relaciones laborales y en la erosión de algunos soportes institucionales que se anudaban alrededor del espacio educativo (estado, autoridad, familia, parentalidad) ¿Cómo es posible ser profesor en un escenario así? Enarbolar una erótica de la enseñanza –como reza el subtítulo del libro– sería, entonces, articular una acción que invite a inculcar un interés por el conocimiento que el que sabe ya conoce. De este modo, se restituiría el valor a una actividad que tiene en la sala de clases algo así como un espacio de posibilidades infinitas.

Una clase es, por casi dos horas, el espacio de todo lo posible.

Los profesores protagonistas de About a Teacher no lo son en sentido estricto. Hacen clases en distintos colegios repartidos por Alemania, pero no en calidad de profesores, sino que en calidad de aspirantes a profesores. Podríamos decir que, según la premisa de Recalcati, un paso previo a ser docente es entrenarse para la posibilidad de generar deseo por lo que se puede llegar a saber. No obstante, lo extremadamente complicado de este desafío es que la praxis del docente se convierte en un ejercicio enrevesado que exige versatilidad, eclecticismo, ingenio y  entereza. Y quizá cuántas cosas más. Parafraseando a Simone de Beauvoir, ser profesor es hacerse profesor. Y ese tránsito, al fin y al cabo, es muy cuesta arriba.

El documental de Jakob Schmidt sigue la historia de tres candidatos a docentes en sus respectivas prácticas profesionales; todos ellos imbuidos en tres sistemas escolares diferentes: primaria, preparatoria y secundaria. Atestiguamos sus vicisitudes como pedagogos pero también sus pellejerías y ansiedades como alumnos del sistema institucional que los forma. Allí, uno de los juegos más interesantes que propone el documental se sitúa en la existencia de una génesis ambivalente respecto de la figura del profesor: los aspirantes son profesores de alumnos, al tiempo que son alumnos para profesores que los forman para ser verdaderos profesores de alumnos. Pareciera ser que profesor y alumno son partes de la misma matriz. Espacios que se ocupan según la ocasión, en este documental, se ocupan al mismo tiempo. Por ejemplo, cuando la lección de “aprender a evaluar” implica ser evaluado por evaluar.

Lo difícil, sin embargo, no es este tránsito, sino que la brecha que se instituye entre lo que se quiere hacer y lo que se termina haciendo. La decepción e infructuosidad de los esfuerzos de los aspirantes atesoran una disconformidad muy universal, que es palpable porque sintoniza con todo tipo de malestar laboral: ese injusto impasse que se inserta entre lo que uno es capaz de dar y lo que el contexto es capaz de devolver.

Hay momentos en donde los aspirantes pasan por alto una acción que debió ser reprimida, o explicaciones que sólo les hacían sentido dentro de una planificación abstracta resumida en un papel. El evaluador del profesor, en consecuencia, les devela estos errores con cautela pero mayormente sin misericordia. Ellos sufren, dudan, titubean y refunfuñan. Y al final aceptan las críticas, estoicamente. Su tarea es difícil; su rol, permanentemente cuestionado, y todo lo que viene después ahora parece un poco más imposible que antes.

Schmidt no pasa por alto las tensiones en torno al rol, sino que las coloca al centro de su propuesta. El profesor en formación no deja de cuestionar su lugar en la Educación, a los burócratas que la legislan y a las estructuras que la atosigan; y es quizá ahí, en esa posición perpetuamente perfectible, donde el profesor emerge verdaderamente como un sujeto ético: activo frente a su contexto.

La proeza de About a teacher no se encuentra solamente en la mencionada cronología de tres alumnos que se preparan para dejar de serlo, ni en la dedicación dignificante que confiere a los tropiezos cotidianos y sucesivos de estos pre-docentes. De hecho, tampoco está en la cotidianeidad con la cual se introduce en los espacios cotidianos; cuando revisar evaluaciones es una tarea que boicotea el primogénito o cuando el desahogo se permite, puertas adentro, en la sala de profesores.

Lo más revelador se registra cuando, al final del metraje, todos terminan su práctica. Una profesora, la más trastocada por la experiencia pedagógica, debe retirarse del lugar en donde empezó formando y terminó siendo formada. Sale de la sala y se lleva, con ella, el globo terráqueo que al principio del metraje le vimos usar.

Ser profesor, en definitiva, es cargar el mundo consigo para enseñarlo.

 

About a teacher (Swischen den Stühlen) (2016, 106 mins.) Alemania, Jakob Jim Schmidt.

1495106879_zwischendenstuehlen100