Reseña: The Disaster Artist – Mucha torpeza o demasiada naturalidad.

Cuando empiezo ese deporte generacional de mover el pulgar de abajo hacia arriba revisando Facebook en mi celular, caigo, a veces con interés y otras por aburrimiento, en los videos de superación física de gente que pesaba ciento y tantos kilos, y que hoy se ven como el nuevo fichaje del Real Madrid o la última portada del Sport Illustrated. Estos videos, que junto con demostrar -gracias a los algoritmos de las redes sociales- nuestra constante preocupación por nuestro “estado físico”, también evidencian la necesidad de ponernos metas y lograrlas. Si usted como yo bordea los 30, me entiende mucho mejor.

“Con constancia eres capaz de cualquier cosa”, cierran algunos de estos videos y es la moraleja de esos pequeños relatos. Y sí, es cierto, querámoslo o no, por más prostituida que esté, es una máxima ni siquiera religiosa ni filosófica; es natural. Es cosa de ver The Room, la película creada por Tommy Wiseau, un hombre que con constancia hizo, realmente, cualquier cosa. Y eso es lo que vio James Franco -también inspirado por el libro autobiografico de Greg Sestero– para realizar The Disaster Artist.

En esta película, además de relatar cómo se forjó la que es considera por muchos la mejor peor película de la historiaEl Ciudadano Kane de los filmes basura, dijo alguien por ahí- tiene su encanto en los personajes, en plasmar perfiles, emociones, experiencias y decisiones que estos toman. De hecho, uno de los actos más grandes de oposición ante los demás es del protagonista Tommy, al nunca decir su edad, origen, y la gran cantidad de dinero que posee para llevar hacia adelante su película. Y es que no es necesario. Ni para él, ni para sus cercanos, ni para The Room, ni tampoco para The Disaster. La meta es el fin. Su meta.

En varios momentos, sobretodo en los inicios del filme, vemos a Tommy autoexponerse como interprete para distintos papeles en su búsqueda como actor, pero siempre tropieza con las respuestas y propuestas de quienes le incitan a ser “más un villano, un vampiro, un Frankenstein”. Esos papeles serían su destino, hacia donde debería encaminar su carrera. Pero el tipo es más fuerte que esos monstruos; él no lucha por lo que debiese ser, lo hace por lo que quiere lograr.

En ese camino que decide continuar, que a ojos del mundo parece imposible, es donde nace en nosotros esa extraña sensación que pocas veces sentimos, en mi caso cuando veo matinales o hasta en la Teletón -por el show, no lo institucional- que es la vergüenza ajena. Hasta parece extraño decirlo por ser un proceso interno en respuesta a lo realizado por un tercero. Es lo que continuamente pasa con Tommy en The Disaster y también en The Room, sobretodo en las escenas de sexo. Son una tortura que te fuerza a desviar la mirada. El comportamiento de Wiseau -como tantas veces dice: comportamiento humano-  logra una incomodidad en los personajes que lo acompañan y en nosotros, como si estuviésemos en un columpio balanceándonos hacia el amor por él y luego hacia el odio por lo que hace.

Todo esto demuestra el gran trabajo de James Franco, escribiendo, dirigiendo y actuando como Wiseau, resultando en eso tan complejo a la hora de crear un personaje: ángel, eso que no se compra ni se vende, lo que tanto buscan en la televisión y que pagan bastante bien. The Disaster está lleno de personajes “queribles” por ese ángel, quizás porque Franco trabajó practicamente con sus grupos de Whatsapp de amistades y familia, y se agradece por la química y magia que transmite.

Al ver The Room, la primera idea que apareció en mi cabeza es la falta de lógica. En el actuar, la narración, en todo. Pero al terminarla quedé con una satisfacción extraña y conforme, que al parecer no es sólo mía al descubrir el gran culto que existe ante la película y el mismo Wiseau.

Al finalizar The Disaster también me sucedió algo. No sé si el filme me presenta a un tipo lleno de torpeza social y falencias artísticas o a una persona con demasiada naturalidad y una sinceridad que, por nuestra forma de relacionarnos, incomoda.

Me gusta quedarme con la segunda sensación.

 

Ficha técnica.

Título original: The Disaster Artist.

Año: 2017.

Duración. 106 min.

PaísEstados Unidos Estados Unidos

DirecciónJames Franco.

RepartoJames Franco, Dave Franco, Seth Rogen, Alison Brie, Josh Hutcherson, Zac Efron,Jacki Weaver, Sharon Stone, Bryan Cranston, Kate Upton, Hannibal Buress,Nathan Fielder, Jerrod Carmichael, Zoey Deutch, Kristen Bell, Lizzy Caplan,Megan Mullally, Jason Mantzoukas, Adam Scott, Eliza Coupe, J.J. Abrams,Kevin Smith, Tommy Wiseau, Melanie Griffith, Judd Apatow,Christopher Mintz-Plasse, Zach Braff, Randall Park, Greg Sestero, Bob Odenkirk.

the_disaster_artist-267344284-large